Diabetes, Juventud, Alcohol, Drogas y todas esas cosas que ya no soy ni hago...


Los jóvenes con diabetes no son diferentes a los otros y les gustan las mismas cosas. Y no hay duda de que a nuestros chicos les gusta la noche.

La noche Los horarios de sueño de los adolescentes son una auténtica pesadilla para sus familias. Según un reciente estudio español, el 60% de los jóvenes duermen menos horas de las que necesitan.Al llegar el fin de semana, salen por la noche y duermen durante el día, provocando un desajuste de horarios que se arrastra durante toda la semana.

Según el Dr. Eduard Estivill, director de la Unidad del Sueño del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona,«los jóvenes tienden a retrasar su ciclo de sueño por dos razones: porque su reloj biológico tiende a alargarse y su día no es de 24 horas, sino de 25 o más horas, y porque necesitan momentos para estar solos, y éstos suelen darse por la noche, cuando sus padres ya se han acostado».

En efecto, durante la infancia, la melatonina, que es la hormona que regula el ciclo sueño-vigilia, es secretada por la glándula pineal a primeras horas de la mañana. Sin embargo, al llegar la pubertad, la melatonina se libera más tarde, hacia las 9-10 de la mañana. Este cambio hace que se tarde más en dormir y por ello muchos aprovechan la noche para ir de marcha. Al día siguiente duermen casi todo el día y por la noche están de nuevo frescos para salir de fiesta o realizar cualquier otra
actividad. De esta forma se va produciendo un desfase horario que a veces dificulta desempeñar las tareas habituales.

Los horarios
Los jóvenes con diabetes saben de la importancia de mantener unos horarios de comidas y unas pautas de insulina estables para que su enfermedad no se descompense. Por ello,aunque salgan de noche, no deberían romper los horarios.
«Para empezar bien la noche, deben administrarse la insulina que les corresponde y, a continuación, cenar normal –explica el Dr. Jordi Mesa Manteca, jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona–. El horario de la ingesta
y de la insulina se debe mantener a toda costa. Después, si la actividad física que se desarrolla a lo largo de la noche es superior a la de un día laborable (muchas horas de baile, caminar…),deberían tomar un pequeño suplemento rico en hidratos de carbono a media noche».

Si cenan a las 9 de la noche y no se acuestan hasta las 6 o más de la mañana, pueden llevarse un bocadillo pequeño para tomarse a media noche y,
eso sí, antes de meterse en la cama y dormir hasta tarde, es aconsejable realizar un control, administrarse la insulina y desayunar bien para evitar hipoglucemias, mientras se duerme. Para no romper todavía más con los horarios,deberían levantarse a la hora de la comida del mediodía y mantener inalterable su pauta de insulina. De esta forma, se mantiene una cierta conciliación entre la marcha nocturna y el respeto al horario de insulina y de ingesta, clave en el control de la diabetes.

La bebida
De forma casi inexcusable la marcha nocturna incluye la toma de alcohol. «Al chico diabético no puedes decirle que no salga y que no tome alcohol, porque lo va a hacer igual –añade el Dr. Mesa–. Tampoco existen pautas dietéticas que incluyan las bebidas alcohólicas,por lo que hay que usar el sentido común y evitar los excesos,
como pauta general».

Según la Dirección General de Tráfico,sólo en el año 2006 murieron en nuestro país 504 jóvenes menores de 24 años en accidentes de tráfico y, en muchos de ellos, el alcohol adquiriría un macabro protagonismo. Pero, además, en el caso de la diabetes,
el alcohol tiene aún más riesgos que los relacionados con la siniestralidad en la carretera. El alcohol produce hipoglucemias poco después de su ingesta, que se mantienen durante 8-12 horas después –señala el endocrinólogo–. Por ello no es recomendable tomar más de una copa. En ese punto, debemos intentar ser estrictos, pues la costumbre actual de tomar muchas copas durante la noche es perjudicial para el diabético».

La hipoglucemia que se produce por la ingesta de alcohol puede provocar síntomas parecidos a la clásica borrachera: somnolencia, mareo, desorientación…,por lo que pueden confundirse fácilmente y, por tanto, privarle de la atenciónmédica urgente que requiere el joven diabético en esa circunstancia. En general, las bebidas blancas o destiladas (vodka, ginebra, ron…) están desaconsejadas en el caso de los diabéticos. Es preferible tomar bebidas de bajo grado de alcohol (cerveza, vino,
etc.) y el resto de la noche sólo refrescos light o que no contengan sacarosa.
Tampoco se debería beber nada de alcohol con el estómago vacío ni cuando los niveles de glucosa en sangre están muy bajos. Debe quedar claro que el exceso de bebida no se compensa con más baile, al contrario.

Otro problema que presenta el alcohol es que reduce el propio control sobre la dieta. Con una copa en el cuerpo es más fácil caer en la tentación. ¡Venga, por un día! Por todo ello, conviene mantener la moderación y el sentido común en todo momento.

Las drogas
«Los tóxicos están absolutamente contraindicados siempre, pero mucho más en los jóvenes con diabetes –afirma con rotundidad el Dr. Jordi Mesa–. Las drogas tienen un efecto psicoactivo cuyas manifestaciones pueden llegar a confundirse con una
hipoglucemia». Las sustancias excitantes del sistema nervioso central son quizás las más peligrosas, porque pueden distorsionar ciertos síntomas de alarma. Así, disminuyen las señales del propio organismo, se altera la sensación de hambre, de cansancio, de sueño… Todo ello aumenta el riesgo de hipoglucemia.

El tabaco, que también es una droga, no produce cambios metabólicos a corto plazo. Los riesgos que comporta fumar aparecen a más largo plazo, y en el caso de los diabéticos son más graves, en especial los cardiovasculares.

Los amigos
De marcha se sale con amigos y es importante que, al menos algunos de ellos, conozcan nuestra condición de diabéticos, sepan qué hacer en caso de hipoglucemia, estén adiestrados para realizar un control de glucemia y actúen de forma rápida y eficaz, facilitando una bebida dulce si se está consciente o siguiendo las instrucciones que les hayamos indicado con anterioridad: llamar a un hospital, a
un servicio de urgencias, etc.

Puede facilitar mucho las cosas llevar siempre encima un carné que nos identifique como diabéticos, para evitar riesgos y confusiones. También conviene hablar abiertamente con el equipo médico para que nos den consejos sobre qué hacer y qué evitar cuando salimos de marcha.

Los controles
Los controles de las glucemias son más importantes para los jóvenes diabéticos que van de marcha que los controles de alcoholemia que realiza la policía.
En el bolso, en la mochila, en la guantera del coche, en la moto…, siempre debemos llevar un kit que incluya glucómetro, y un bolígrafo aplicador de insulina, e incluso no estaría mal llevar glucagón y algún sobrecito con azúcar o un caramelo.
Antes de beber alcohol, es conveniente realizar un control; si estamos muy bajos, nos abstendremos. A mitad de la noche, otro control; si la glucemia está baja, nos tomaremos el bocadillo que hemos traído de casa. Antes de coger el coche, de nuevo el control, y siempre que notemos algún síntoma raro.

«Los jóvenes con diabetes tienen que salir pero sin excederse –concluye el doctor Jordi Mesa–. Como los demás, pero con unos requisitos».

Si vas a salir de marcha, no olvides seguir los consejos de nuestro experto, el doctor Jordi Mesa Manteca, jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona:
• Llevar siempre encima un documentoo una placa que le identifique como diabético. Puede resultar muy útil en caso de perder la consciencia.
• Llevar consigo su glucómetro y tiras reactivas para hacerse tantos controles como precise a lo largo de la noche.
• También llevar encima el bolígrafo de insulina por si se necesita.
• Tomar sólo una bebida alcohólica si su glucosa en sangre está bajo control.
• Intentar beber muy despacio para que dure más tiempo.
• Si toma vino, añadir gaseosa o agua con gas para disminuir la cantidad de alcohol.
• Si se tiene sed elegir siempre bebidas light.
• No tomar alcohol a palo seco, mejor acompañarlo con un snack.
• No conducir si bebe, aunque sea poco.

http://www.accu-chek.es/es_ES/pdf/PresenteyFuturo70.pdf

Comentarios

lascivia dijo…
Muy buen texto. Muy interesante. Recorrí tu blog. Me gustó. Te sigo.
Besos eternos.
Ana dijo…
Esta muy bien trabajado, es interesante, divertido, ameno e informativo. Hubiera querido leerlo hace 10 años jeje
El chabón está "técnicamente" rodeado de gatos...

Entradas populares