Sobre miedos, esperanzas y equilibrio...


El proceso de aceptación y adaptación a la Diabetes difiere mucho entre persona y persona. Resultado de una campaña que apunta mas a generar miedo que esperanzas, el nunca mejor llamado paciente, padece un sinfín de angustias y preocupaciones antes de poder tomar las cosas de otra manera.

Entender que la cura no es la meta es el primer paso. La meta es llevar una vida lo mas normal posible. Sin privaciones ni descontroles excesivos. La búsqueda de un verdadero equilibrio. Si tu único objetivo es curarte...pues toma asiento, ponte muuuuuuuuuuuuuuuy cómodo y espera. Demasiados intereses hay en juego como para que los laboratorios tengan ganas de matar a la gallina de los huevos de oro.

¿Acaso crees que les entraran los medidores de glucosa, las tiras reactivas, los aplicadores de insulina en el c... cuando se topen con la cura? Yo no lo creo.

Yo prefiero no seguir esperando que la solución la traigan de afuera. En gran parte la solución la tenemos nosotros mismos. Ok, es cierto, a nadie le gusta pincharse el dedo o aplicarse insulina....pero....sacando eso...¿Es tan distinta tu vida a la de los demás?. Estar bien, comer bien, hacer ejercicio, cuidarse. Esa es mi cura.

No hay que tenerle miedo a la diabetes. No si hacemos bien las cosas. No si nos cuidamos y controlamos.

Hace un par de años yo no quería saber absolutamente nada con tener hijos. Sólo pensar que pudieran pasar por lo mismo que me toca pasar a mi me quitaba todas las ganas de pensar en formar una familia.

Hace siete meses la vida nos regaló a Sara. Lo mas hermoso que me dio la vida. Una pequeñita preciosa, simpática y sana. Todos mis miedos se espantaron con su llegada.
Y así debe ser. No hay espacio para preocuparse en el sentido literal de la palabra. No tiene sentido. No pierdan tiempo en ello. Tengan la capacidad de encontrar, aún en el dolor que encierra la enfermedad, la alegría que nos regala la vida día tras día.

Estamos acá solo por un rato. Tengamos la capacidad de disfrutarlo.

Comentarios

Paula de Bera dijo…
Muy sentido tu post e instructivo.
Con respecto a los intereses que hay de por medio para llegar a la cura definitiva, concuerdo totalmente con vos. Son unos infames que ponen piedras en el camino, jorobándose en los demás. En los "pacientes" que esperan soluciones.
Cambiar el estilo de vida es un gran paso, pero imagino y entiendo tu preocupación con respecto a la paternidad.
Pero la vida te premió con Sara, tené fe; ella va a ser fuerte como un roble.
Te dejo un abrazo!!!
Marcelo dijo…
Clap, clap, clap.
No queda más que aplaudir tan sabias palabras.
Es bueno saber que hay más personas pensando lo mismo que uno ;)

Un abrazo,
Lola dijo…
Tu hija, verdaderamente hermosa.
y los hijos son el motivo de todo.
Excelente post. Muy reflexivo y convoca a buscar los verdaderos motivos de la vida.
Gracias.
cynthia dijo…
hey! a un pasito de los 20000! que numero!
Diego dijo…
hola, queria invitarte a que agregues tu blog a Argentino.com.ar
es un directorio de webs de Argentina y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

Entradas populares